EL BLOG DE LOS REGIONALISTAS ALCALAÍNOS

El foro-blog Provincia para Alcalá YA nace como el lugar de reunión y opinión de los regionalistas alcalaínos. Nuestro objetivo se basa en que sea reconocida una provincia complutense además de que luchamos contra el centralismo propugnado por la CAM. Para aquellos que creemos que las comarcas unidas de Alcalá tienen derecho a administrarse por sí mismas, a seguir manteniendo nuestra cultura y a progresar a nuestra manera, este es nuestro punto de encuentro.


Te invitamos a echar un detenido vistazo a nuestro blog o si lo deseas, dar un paseo por nuestro foro (botón morado de la derecha)

miércoles, 24 de enero de 2007

OPINIÓN: La centralización comercial y su respectiva discriminación


Todos recibimos multitud de folletos publicitarios en nuestros buzones prácticamente cada día. Nos anuncian multitud de cosas, desde ropa hasta casas, pasando por dentistas, academias y electrodomésticos. Evidentemente no todo son pequeños comercios ni tiendas pequeñas especializadas.
El modelo capitalista que sigue Europa (social-capitalista según los dirigentes europeos) ha fomentado la aparición de multitud de cadenas comerciales de gran superficie cuyo mercado único es Europa, con quizá también algunas incursiones fuera de nuestro continente. Éste amplio mercado de ámbito continental ha extendido una telaraña de comercios cuya principal característica es una ferrea competencia las unas con las otras y cuya filosofía empresarial es -en la mayoría de los casos- la mayor apertura posible de centros/franquicias por Europa abarcando la mayoría de medianos y grandes municipios posibles e intentando hacerse un hueco entre la competencia si ésta ya existía previamente en esa ciudad.
En España, aparte de El Corte Inglés y Galerías Preciados, cuya
filosofía al principio era más elitista y como empresa, menos
expansionista, una de las primeras cadenas que se atrevió a extender sus mallas fue la francesa Pryca (hoy en día perteneciente a Carrefour).
En nuestra propia provincia, tenemos el claro ejemplo del Pryca de San Fernando (Centro Comercial San Fernando 2), temprano ejemplo y avanzadilla del fenómeno que se daría posteriormente en la década de los 90.
Hasta ahí, todo bien, es lógico que existan empresas que quieran crecer, tener fama y sobre todo rentabilidad. El problema aparece cuando el pez grande se come al chico, y no me refiero al ya harto comentado tema de las grandes superficies contra el pequeño comercio, sino de los grandes municipios contra los pequeños. Y lo voy a explicar.

La mayoría de nosotros conocemos el formato de los folletos de los grandes centros como Carrefour, Mediamarkt, Lidl, Alcampo o el desaparecido Champion entre otros. Todos tienen su llamativa portada, unas veces más lograda que otras, sus páginas interiores con todas sus ofertas y una última página, en la que suele aparecer una última oferta y justo en lo último de todo, una pequeña guía de establecimientos de la cadena por toda la geografía española. Ahí es donde queríamos llegar en este artículo.

Hay firmas que anuncian todos sus centros en igualdad es decir, te anuncian igualmente una tienda en Alcorcón, que una en Avilés, u otra en Valladolid.

Hay otras que ordenan de manera que quede repartido todo entre provincias o entre comunidades autónomas.
Pero hay una última clasificación, que, en un principio, parece que se ubica por municipios. Aparece un centro en el Puerto de Santa María, otro en Gijón, hasta que finalmente llegas a Madrid y te llevas una desagradable sorpresa. Dentro de Madrid, con una letra más pequeña y sin estar en negrita (como los municipios anteriormente citados) encuentras el nombre de Alcalá de Henares, Alcobendas, Alcorcón.. etc. a la misma altura que distritos de Madrid (Carabanchel, Latina, Villaverde...). Es el caso por ejemplo de una conocida cadena de grandes tiendas de electrodomésticos y equipos electrónicos o del desaparecido Champion. Tal fenómeno también sucede en las correspondientes propagandas de edición digital (Internet), como la imagen de ejemplo que hemos colgado.

Este tipo de discriminación, ¿que conlleva? En un primer lugar, pone a estas localidades por debajo de otras localidades no menos importantes como El Puerto de Santa María o Gijón. Sería como realizar una lista mundial de naciones y sus regiones y dentro de EEUU incluir a Mexico o a Canadá a la altura de Dakota del Norte o Florida.

Esta aparentemente inocente clasificación de las sucursales comerciales es en realidad un arma de doble filo. Aparte de una despersonalización como ciudad, que a través de estos inofensivos folletos, puede propagarse a su vez a otras cadenas comerciales, creando un concepto de Alcalá-barrio, y una falacia de conocimiento geográfico que puede adquirirse por parte de ciudadanos hasta ahora desconocedores siquiera del nombre de estas localidades, estas dependencias conceptuales empresariales se extienden a lo administrativo de tales empresas, haciendo que las decisiones de Alcalá por ejemplo, se tomen en una central en Madrid, cuando lo habitual en estas sucursales comerciales es la autodependencia, al menos a nivel regional (por ejemplo, en Avilés, se toman las decisiones para Avilés únicamente). La consecuencia de tal dependencia a distancia es una inferioridad de categoría del establecimiento, una lentitud en la toma de decisiones y una consecuente reducción de la eficacia empresarial. Por no hablar de las entrevistas de trabajo, que muchos de nosotros conocemos, que se realizan lejos del solicitado centro de trabajo.

Sí, hay empresas que tienen una central a nivel regional, en la mayoría de casos en la correspondiente capital autonómica o provincial. Pero no es este el caso que estoy describiendo. Hablo de decisiones a nivel local entre Madrid y Alcalá, realidad que delatan estos folletos publicitarios.

Porque no somos un barrio, ni queremos serlo, luchemos contra esta discriminación, que cambien estos folletos publicitarios y que Alcalá de Henares, Torrejón de Ardoz y todos los municipios que sufren esta peyorativa clasificación estén a la altura de Algeciras, Torrelavega o Gandía, y no a la de Moratalaz, Centro o la Barceloneta. Pedimos a las propias firmas que rectifiquen.

lunes, 22 de enero de 2007

OPINIÓN: ¿Está Alcalá de Henares demasiado "madrileñizada"?




Resulta obvio que en el mundo, cada uno de los pueblos y ciudades tiene su propia entidad, su propia historia. Resulta también obvio que unas ciudades ejercen influencia las unas sobre las otras y en ocasiones, esa relación en lugar de ser mutua tiene sentido unidireccional.

Es más o menos lo que ha ocurrido en la autonomía CAM desde que existe y desde mucho antes, cuando apareció la provincia madrileña, la ciudad de Madrid ha conformado desde hace un par de siglos un foco único de influencias, influencias que se han propagado a partir de todo su perímetro hacia todo pueblo y ciudad cercanas.


Esa influencia ha resultado mayor en pueblecitos de 1000, 2000 habitantes hace 40 años que ahora son "monstruos" de 210000 habitantes como es por ejemplo el caso de Móstoles. Esta repoblación por motivos en ocasiones forzosos (falta de oferta de vivienda asequible) generó ciudades (como Móstoles) en las que el 70% de la población provenía de Madrid, el 25 por cierto directamente de otros puntos de España y, siendo muy generoso, el 5% restante de la propia ciudad. Es decir, aparecieron multitud de pequeños "Madrices".


Alcalá de Henares recibió también una buena suma de población hasta entonces madrileña, aunque el dato de "directamente de otros puntos de España" sería mayor que en otras ciudades, puesto que la propia Alcalá, o también Torrejón de Ardoz, generaban por sí mismas numerosos puestos de trabajo gracias a sus imponentes industrias, por lo que aquellas oleadas de extremeños, andaluces o castellanos viejos venían con contratos en Alcalá desde su tierra sin pasar previamente por Madrid.

Pero aún así, aquí la influencia madrileña también sería bastante alta. A consecuencia de esto, y más aún, las generaciones posteriores, que tenían en su propio DNI como lugar de nacimiento Madrid, se vieron identificadas como "madrileño, de Alcalá de Henares".

Un hecho aparentemente poco relevante para esta identificación hacia la ciudad como la construcción de un hospital en Alcalá, inició una ligera consciencia general como ciudad natal a Alcalá de Henares, que ya era un punto de partida para la alcalanización de la población.

A partir de ahi, empezó la esperanza para los siempre alcalanistas. La relación, la consciencia y el apego hacia la ciudad fue aumentado en el ciudadano de a pie. Este alcalanismo había estado siempre reservado durante los últimos 200-300 años a un ámbito arcano de personas amantes de su historia milenaria que tuvo su máxime exponente en la Sociedad de Condueños. Parece ser que cada vez menos la gente divulgaba "soy de Madrid", a secas. Poco a poco, la gente empezó a tener mayor conciencia de ciudad propia en lugar de la hasta entonces identificación como ciudad con Madrid, siendo Alcalá el lugar donde únicamente tenías tu vivienda donde ibas a dormir.

No obstante esas tendencias alcalanistas renacentistas se vieron en ocasiones frenadas. El surgimiento de la Comunidad de Madrid revivió viejas tendencias centralistas, que ni siquiera el propio Leguina, pudo evitar. Aparte de esta centralización administrativa fomentada por la CAM, otro tipo de medidas tomadas por el gobierno autonómico detenían esta alcalanización. Las políticas sociales fomentaban la total dependencia con la capital y las políticas urbanísticas hacían que las grandes ciudades de la CAM se convirtieran en barrios de la capital a efectos prácticos.

La reciente construcción de grandes barrios en Alcalá ha hecho que se repita la historia: ha venido multitud de población de origen madrileña. Esto bajo ningún concepto se trata de un problema para la ciudad. Es un problema, bajo el punto de vista de los regionalistas, cuando no se toma ninguna medida para fomentar la cultura alcalaína en estos nuevos habitantes. Para los regionalistas, es de obligado cumplimiento que las administraciones locales fomenten lo alcalaíno y no caer en los mismos fallos del pasado que, a efectos prácticos, también han resultado perjudiciales (problemas de integración y de participación ciudadana en el municipio), por lo que deja de ser algo más que un idealismo. En la población de origen extrangero también se debe fomentar el alcalanismo aunque evidentemente la situación es totalmente diferente para estos ciudadanos.

La creación de juntas de distrito puede ser una oportunidad para acercar Alcalá a estos nuevos alcalaínos. Realizar una serie de actos culturales y sociales en cada uno de ellos en los que el vecino sea partícipe puede llegar a ser una medida muy enriquecedora, para ellos mismos y para Alcalá. Esperemos que el ayuntamiento no meta la pata.
Alcalá se encuentra ahora mismo en zona de nadie, ¿somos madrileños?¿no lo somos? En estos tiempos, ¿el pueblo de que lado se decantará?

¿Apoyaría usted una plataforma regionalista alcalaína?

Hasta hace no muchos años, el hecho de que alguien propusiera una entidad administrativa alcalaína resultaba bastante utópico. Hoy día, el claro despegue cultural de la ciudad, y una serie de recuperaciones de la propia entidad de la ciudad, ha fomentado que los ciudadanos de la capital comarcal, Alcalá de Henares, se sientan más identificados que nunca con su ciudad, hasta el punto de que muchos de ellos apoyen una distanciación socio-cultural con Madrid que se manifestara finalmente con la división política, es decir, la independencia con (de) Madrid.
Desde Alcalá Provincia YA animamos a que la gente que apoya la causa regionalista alcalaína lo haga de una manera racional, y se base más en la deuda histórica pendiente con Alcalá que en el actual auge de la ciudad y su comarca.
Así mismo, y a consecuencia de todo esto, podrían surgir movimientos alcalanistas, o tomar la iniciativa los partidos políticos ya existentes ¿estaría entonces dispuesto a apoyar un partido político, asociación o movimiento que defendiera la identidad de Alcalá como región?

¿Es viable una provincia alcalaína?

Estrenamos nuestro blog y con él el primer tema a debatir. Queremos que nos digas si crees que es posible o adecuado la creación de un área administrativa alcalaína. La reforma del estatuto de autonomía de la CAM en un principio no contempla esta posibilidad, sin embargo, hace escasamente dos meses, la propia presidenta de la autonomía Esperanza Aguirre, comentaba el hecho de que " si existiera más de una provincia en la Comunidad de Madrid, Alcalá de Henares sería sin duda la capital de una de ellas". ¿Es un guiño verdadero que abre esta posibilidad o es una mera anécdota con tintes demagógicos? ¿Sería justo y beneficioso para los ciudadanos de esta hipotética provincia que se llevara a cabo esta división?