EL BLOG DE LOS REGIONALISTAS ALCALAÍNOS

El foro-blog Provincia para Alcalá YA nace como el lugar de reunión y opinión de los regionalistas alcalaínos. Nuestro objetivo se basa en que sea reconocida una provincia complutense además de que luchamos contra el centralismo propugnado por la CAM. Para aquellos que creemos que las comarcas unidas de Alcalá tienen derecho a administrarse por sí mismas, a seguir manteniendo nuestra cultura y a progresar a nuestra manera, este es nuestro punto de encuentro.


Te invitamos a echar un detenido vistazo a nuestro blog o si lo deseas, dar un paseo por nuestro foro (botón morado de la derecha)

jueves, 22 de noviembre de 2007

La industria del Valle del Henares al traste

Es una obligación para nosotros remitir a los ciudadanos del Valle del Henares la situación extremadamente alarmante que estamos viviendo en nuestra región: el tejido industrial que ha caracterizado y enriquecido nuestras ciudades desde el primer tercio del siglo XX se está desmantelando.


Para empezar, hay que aclarar que el cierre aislado de una empresa es algo relativamente habitual en cualquier lugar del mundo. Un grupo de personas (en muchos casos, centenares) ha estado dando su mano de obra a una entidad durante años y de repente, puesto que bien la empresa ha quebrado (caso menos habitual) o bien a la empresa no le renta seguir en el lugar "por arte de magia" (siendo el caso más habitual), se queda en la calle con toda una familia a sus espaldas y una hipoteca aún por pagar.

Lamentablemente, todo lo anterior es frecuente y entra dentro de lo normal. Lo que ya no es normal es que en un mes, una gran empresa anuncie el cierre de su planta de producción, al mes siguiente otra gran empresa cierre su planta y al siguiente otra empresa decida lo mismo en una misma ciudad o en una comarca con una economía funcionando a pleno rendimiento, una mano de obra cualificada y experta y un nivel de ventas bastante aceptable. Estamos hablando de Alcalá de Henares y el resto del Valle del Henares, donde este mal parece estar a la orden del día.

Macroeconomistas justifican el fenómeno argumentando el interés de estas grandes empresas a reducir costes alegando así mismo que la productividad de la planta a cerrar es baja. Otra justificación ligada a la reducción de costes es la búsqueda de mano de obra más barata, para ello se trasladaría la producción preferiblemente a un país de Europa del Este o a China. En cualquiera de los casos, lo cierto es que la gente que había tenido su empleo se queda en la calle, la ciudad se queda sin la empresa y un montón de efectos secundarios negativos para todos que conlleva. Entre ellos:

-Disminución de posibilidades laborales a los ciudadanos. Los ciudadanos, al no haber suficiente empleo en su ciudad, deben buscar el trabajo en otras localidades con la consiguiente pérdida de tiempo al tener que trabajar fuera, la contaminación producida en los desplazamientos, la destrucción del entorno natural para facilitar el tránsito (carreteras, ferrocarriles, etc.) y en general, la disminución de la calidad de vida de todos y el daño al planeta. Evidentemente, no se puede conseguir que todo el mundo trabaje en su misma ciudad, pero sí que se pueden evitar esos éxodos masivos diarios.

-Descenso de ingresos mediante impuestos. Una empresa sobre todo si es grande colabora de manera importante a las arcas municipales. Mucho más si son 300 la nuevas empresas que abren. Mucho más que si llegan 40000 nuevos habitantes, aunque hay ayuntamientos que no llegan a entender eso y su obesión se basa en tener más y más habitantes. En una ciudad poblada de empresas regladamente instaladas podremos observar mejores y mayores obras públicas incluyendo calzadas en buen estado, puentes y/o túneles, parques, aparcamientos, polideportivos, museos, bibliotecas, monumentos en buen estado, etc. Por no mencionar las medidas culturales y sociales que podrá ofrecer un ayuntamiento con una buena economía.

-Desvirtuación de carácter económico-social-laboral de la ciudad. O explicado de otra manera, los ciudadanos al ejercer "su vida" fuera de la ciudad en la que sólo duermen, pueden llegar a no contribuir en ningún otro aspecto en la ciudad salvo en pagar los impuestos básicos. Todo el mundo conoce gente así, sobre todo en pueblos y ciudades próximas a Madrid. No van a sus teatros, no colaboran en alguna asociación local, no conoce sus costumbres o tradiciones, no colabora en la vida local, ni conoce ni a sus vecinos y así se fomenta el aislamiento propiciando un empobrecimiento general...

-Mayor dependencia local a entidades externas, incluidas otras ciudades. El ayuntamiento al no poseer ninguna de las anteriores cualidades ve mermado su campo de acción a la hora de realizar acciones por el bien de la ciudad y sus ciudadanos. ES IMPENSABLE QUE HAYA UNA CAPITAL CULTURAL EUROPEA QUE SEA UNA CIUDAD DORMITORIO.

Para nosotros es tan EXTREMADAMENTE importante este asunto que nos hemos visto obligados a hacer un análisis a fondo de todas las consecuencias y factores a los que influye, tomándonos el permiso de explicar algo relativamente obvio pero que no se explica en ningún noticiario y por tanto, habrá quien piense que nos hemos ido por los cerros de Úbeda simplemente para explicar el grave problema que es la deslocalización empresarial, pero hay que llegar a este extremo porque enoja que todos conozcamos a gente que todo lo soluciona pagando un abono mensual de transportes y ahí quitados sus problemas.

Regresando al tema, está en mano de todos evitar que un gobierno local construya 20000 nuevas viviendas (ninguna para ya empadronados) y en su lugar construya las suficientes para los jóvenes y personas sin suficientes recursos para costearse una vivienda, algunas más para gente que sí se pueda costear una vivienda y todo ello junto con equipamiento publico necesario y suelo y locales para empresas privadas, de manera que se mantenga el equilibrio viviendas-calidad de vida-empleo, pues ahora mismo es absurdo traer masivamente nuevos habitantes.

Bosch cierra, Koxka le sigue, Poliseda, Roca anuncia un ERE (Expediente de Regulación de Empleo) y después, toda una reacción en cadena de cierres podría llegar a suceder finalizando de manera catastrófica. Lo malo después de todo, es que no aparezcan empresas que las sustituyan.
Sin embargo, este sencillo planteamiento que se reflejaría en un PGOU no lo concibe ningún ayuntamiento de la CAM excepto casualmente el de Madrid (porque se lo permite la CAM).

En la imagen, la Torre Garena. El cierre
de industrias debería dar lugar como compensación a nuevos tipos de negocio. Foto extraída de Flickr.

Una solución al cierre de empresas del sector puramente industrial podría ser el dar paso a otras de corte más actuales y más acorde a los nuevos tiempos, como las tecnológicas. Sin embargo, esto tampoco sucede, así que la no aparición de nuevas posibilidades empresariales sumado a la no lucha de administraciones locales por conseguir atraer nuevas fuentes de empleo sumado a la política autonómica Madrid capital todo y "periferia, lo demás" (donde "lo demás" se queda evidentemente en nada) hace de ello una tríada infernal contra el progreso y bienestar de los ciudadanos de la Tierra de Alcalá y más sensiblemente a los del Valle del Henares. Recientemente, el sindicato Comisiones Obreras denunció la desaparición de 1500 puestos de trabajo en la industria en apenas dos años. El ayuntamiento de Alcalá dice poner cartas en el asunto y afirma que a partir del verano del año que viene empezará a funcionar un nuevo centro de empresas con caracter colectivo. Más vale tarde que nunca y más vale poco que nada. La Universidad de Alcalá, pone su parte dentro de sus posiblidades, anunciando la más que necesaria ampliación de Tecnoalcalá.

Concluiremos nuestro artículo volviendo a hablar de macroeconomía. La economía en nuestro sistema social-capitalista europeo no está controlada por los gobiernos pero no hay que olvidar que su peso en ella es enorme y son decisivos en el porvenir económico de un país (el desarrollo no está exclusivamente en manos privadas). En nuestro país, comunidades autónomas y ayuntamientos juegan un papel aún más importante que el Gobierno central en la dinámica económica y laboral. Ambos entes controlan el suelo de los municipios, los impuestos y el dejar más fácil o dificil la entrada o permanencia de empresas en una determinada ciudad. Si estos reniegan a la entrada de oportunidades empresariales, en ningún momento esperemos que las empresas caigan del cielo. En nuestra página denunciamos este grave atraso y seguiremos luchando una y otra vez hasta que la situación cambie. Nunca apoyaremos los programas electorales o las medidas políticas que promuevan la deslocalización.

Algunos enlaces:
http://www.diariodealcala.es/content/view/2688/54/

MUY INTERESANTE EL SIGUIENTE ARTÍCULO.
http://www.portal-local.com/acno_loc_not.asp?dato=11480

Continúa la lucha contra el cierre de Bosch de Alcalá
http://boschfabricaalcala.blogspot.com/

2 comentarios :

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con los escrito aquí,pero mucha gente que ahora es despedida de la Poliseda y antes de la Bosch votaron que si a la constitución europea obedeciendo al gurú ZP.Al parecer los que votabamos que no, eramos,decían, unos radicales antieuropeos cuando eso,en mi caso,no es así.

Al votar que si,España ratificó la libre circulación de bienes y personas sin retricción temporal alguna.Así que como dice Pérez Reverte cada uno tiene lo que se merece y yo como todo perro me lamo mi propio cipote.Lo siento,pero es así.

Anónimo dijo...

Cierto, el libre mercado no entiende ni de ciudades ni de patrias, pese a que se quieran enarbolar banderas apoyando la libertad total de las empresas y criticando "la intervención del gobierno en cuestiones que son exclusivas de las empresas" como pasó hace poco con la polémica de dos empresas energéticas.

Cuando la multinacional no ve beneficios, le da igual que Alcalá sea la Cuna de Cervantes o que con el cierre se de un paso a delante en el proceso de suburbialización y mayor dependencia de Alcalá.

Sólo la conversión, hoy por hoy, de Alcalá en ciudad de servicios a la escala de lo que es Alcobendas o en capital autonómica o provincial librará a Alcalá de su oscuro futuro.